Caminante, sí hay camino…

Nos llega esta noticia desde la Universidad de Sunderland (Inglaterra). Al parecer los caracoles no son muy exploradores y prefieren seguir el rastro de individuos de su especie para ahorrar energía. Los investigadores han llegado a esta conclusión: los que siguen a otros generan menor cantidad de ese precioso líquido viscoso que sus predecesores; el primero gastará casi el doble que el perseguidor. Normalmente, siguen la pista en el mismo sentido del que la dejó y se cree que así los machos localizan a las hembras en la temporada de apareamiento.

2 pensamientos en “Caminante, sí hay camino…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *