Aditivos en el tabaco

Hace un par de semanas nos sorprendió la noticia del reconocimiento por parte de Altadis, multinacional hispanofrancesa, de que utiliza 289 sustancias químicas diferentes en el tabaco que distribuye en la Unión Europea. En las cajetillas sólo podemos leer sobre la presencia de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono.

El principal papel de estas sustancias es causar adicción, se trata de compuestos de los que se ha investigado poco en cuanto a su efecto en el cuerpo humano. Algunas de ellas alargan la vida de la nicotina en la sangre para potenciar la adicción, otras declaradas como aromas o humectantes tienen funciones más específicas: aumentan la respuesta del cerebro ante la nicotina, actúan como anestésicos, reducen la acidez o tienen función broncodilatadora para conseguir inhalaciones más profundas.

Un ejemplo concreto del problema podéis verlo con los azúcares, sustancias que se encuentran formando parte del tabaco en una cantidad aproximada del 4% y que son aparentemente inocuas, pero al quemarse producen acetaldehído; éste aumenta el efecto de la nicotina.

Muchas de estas sustancias pueden tener efectos que se potencian entre sí y hay algunos tóxicos y cancerígenos. El acetaldehído, por ejemplo, es mutagénico y tóxico para el embrión y produce tumores en el tracto respiratorio. Otros dan lugar a elementos cancerígenos cuando se queman. El alquitrán del que nos habla la información de la cajetilla no es una sola sustancia, sino los miles de compuestos que quedan tras quemar el cigarrillo: desde metales pesados como el arsénico a elementos altamente cancerígenos, como las nitrosaminas específicas del tabaco.

Parece claro que los científicos de las multinacionales van por delante.

Si quieres saber más sobre estas sustancias no dejes de visitar este gráfico en el diario EP.

Un pensamiento en “Aditivos en el tabaco

  1. con la politica actual sobre el tabaco nada mas facil que envenenar con total impunidad y contando con la autorizacion del ministerio de sanidad que lo llama tabaquismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *