El ADN y la conducción eléctrica.

Un estudio realizado recientemente en la Universidad de Málaga (Departamento de Física Aplicada II), ha descubierto que las propiedades conductoras de la cadena de ADN dependen de la disposición de sus nucleótidos. La conducción eléctrica es un procedimiento que el ADN natural emplea para reparar posibles mutaciones.

El ADN está formado por cuatro nucleótidos que se combinan en pares, C y G y A y T. La ordenación de los cuatro para la formar la secuencia no es aleatoria, y de ello depende la capacidad de conducir la corriente eléctrica.

Las radiaciones ultravioletas pueden producir mutaciones en el ADN, y estas alterar los nucleótidos de los que se compone el genoma. Las modificaciones que provocan son las que, en ocasiones, originan enfermedades como el cáncer de piel. A veces, estos cambios pueden ser reparados por una enzima que se sitúa en la cadena de ADN a una cierta distancia del lugar de la mutación, y que es capaz de arreglarla mediante el envío de un electrón que compense el cambio y devuelva la normalidad al ADN. Para que el electrón viaje es necesario que la cadena sea conductora de electricidad, pero el nivel de conductividad depende de la disposición de los nucleótidos que forman la cadena.

Cuando los nucleótidos están colocados de forma periódica o repetitiva la electricidad se transporta mejor. Por ello, contrastados todos los datos, el proyecto ha tenido como objetivo fundamental estudiar cómo se conduce la electricidad dependiendo de la posición de los nucleótidos en el ADN.

Este hallazgo es muy útil en el campo de la nanotecnología, ya que se podrían fabricar nanocables de ADN: «reproducir en serie la parte de la cadena de ADN que conduzca mejor la electricidad es fácil», ha afirmado Pedro J. Carpena, director de la investigación, «ya que del ADN sabe copiarse a sí mismo muy bien».

(Fuente: Andalucía Investiga)

5 pensamientos en “El ADN y la conducción eléctrica.

  1. En este apartado habla sobre la conducción eléctrica y el ADN diciendo que la conducción eléctrica se produce gracias a los 4 tipos de nucleótidos que ya sabemos. Cuenta que por ejemplo las radiaciones ultravioleta pueden mutar alguna cadena de ADN que tenemos, si se produjera esas mutaciones hay enzimas que pueden reparar esas mutaciones. Lo que hacen para reparar esa mutación es enviar descargas eléctricas hasta la parte mutada de la cadena de ADN, la descarga será mayor o menor depende de donde este situada y de la cantidad de nucleótidos que estén mal puestos. Un ejemplo o tema parecido sería en la nanotecnología que pueden fabricar nanocables de ADN para que conduzca mejor la electricidad enviada por encima y gracias a eso poder evitar enfermedades como cáncer de piel y otras enfermedades para estar todas las personas mejor sin tener enfermedades graves, gracias a que el ADN sabe copiar bien y copia la cadena de ADN y así darle mayor seguridad a la vida.

  2. Sabemos que el ADN está formado por cuatro nucleótidos que se combinan en pares, citosina (C) con guanina (G) y adenina (A) con timina (T).
    Señala el investigador Carpena Sánchez lo siguiente: «La ordenación de los cuatros para formar la secuencia no es aleatoria, y cuanto más diferente sea la aleatoriedad, más capacidad de conducir la corriente electrica».
    Cuenta que las radiaciones ultravioleta producen mutaciones y estas pueden causar enfermedades. entonces, estos cambios podrían ser reparados por unas ENZIMAS que se sitúan en el ADN a una cierta distancia de la mutación y repararla mediante un electrón.
    ESta investigación ha sido muy importante y muy útil para la fabricación de nanocables de ADN.

  3. Este apartado trata sobre un estudio realizado en la Universidad de Málaga. Este estudio nos explica que la conductividad de la cadena del ADN depende del orden en que se encuentren sus nucleótidos y puede ayudarnos a reparar mutaciones. Como sabemos los nucleótidos pueden tener una base de guanina, citosina, adenina o timina. �stos se agrupan por parejas, que siempre son guanina con citosina y adenina con timina. Dependiendo del orden en que se encuentren la cadena será más o menos conductora. Esto se usa por ejemplo en el caso del cáncer de piel que se produce por la exposición prolongada a los rayos ultravioleta. Esta enfermedad se curaría introduciendo un enzima que envíe un electrón y así se compensa el cambio producido. Ese electrón viajará con mayor facilidad si la cadena del ADN tiene una gran conductividad, es decir, cuando los nucleótidos están ordenados periódica o repetitivamente.
    Pienso que el tema de esta investigación ha sido muy interesante y también útil, ya que gracias a ese descubrimiento podremos solucionar algunas de las grandes enfermedades producidas por mutaciones, como el cáncer. Además, si se consiguiera remediar el cáncer de piel podríamos curar otras variantes de esta enfermedad, y conseguiríamos así mejorar la calidad de vida de las personas.
    El tema que he buscado ha sido el siguiente: puesto que he hablado de una forma de solucionar las mutaciones que causan el cáncer de piel, he encontrado un artículo sobre la curación del cáncer de hígado, de mama, etc.: la quimioterapia.
    La quimioterapia consiste en el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. Existen más de 50 medicamentos diferentes para combatir la enfermedad y prevenir el crecimiento, multiplicación y diseminación de las células malignas. Cuando están sanas, éstas crecen y se dividen de forma controlada; sin embargo, las células cancerosas se caracterizan precisamente por el crecimiento descontrolado. Por ello, estos agentes, que pueden emplearse solos o bien combinados, están dirigidos a bloquear esta multiplicación caótica.
    El tratamiento, su duración, dosis, fármacos, etc. dependen de factores tan diversos como el tipo de cáncer, su localización, el estado general del paciente…
    Cada fármaco funciona con mecanismos diferentes, de manera que unos son capaces de â??envenenarâ? directamente a las células malignas dañando su ADN, mientras que otros desencadenan una reacción del sistema inmune para que éste sea capaz de reconocerlas como â??elementos extrañosâ? y ordene su ejecución. En otros casos, la actividad o reposo de las células enfermas depende de su reacción a las hormonas que produce el organismo humano naturalmente. En este caso, el fármaco se dirige a anular los efectos de las hormonas del paciente.
    Los agentes empleados en las terapias oncológicas pueden dividirse en varias categorías en función de cómo funcionan y cómo afectan a las células malignas. Conociendo en qué momento del ciclo celular actúan y qué actividad concreta bloquean para frenar la multiplicación de la enfermedad, los científicos pueden decidir qué fármaco actuará mejor sobre cada tipo de tumor, si deben combinarse varios de ellos para lograr una mayor eficacia, si se puede emplear conjuntamente con algún otro tipo de medicamento e incluso cuándo debe administrarse para lograr el efecto deseado.
    â?¢ Agentes alquilantes (cisplatino, carboplatino, clorambucil, busulfano…).
    â?¢ Nitrosureas (carmustina o lomustina, por ejemplo).
    â?¢ Antimetabolitos.
    � Antibióticos antitumorales (doxorubicina, mitoxantrona etc).
    � Inhibidores mitóticos.
    â?¢ Inmunoterapia.

  4. El ADN está compuesto por una cadena de 4 bases G, C, A y T ordenadas sistemáticamente de lo que depende las características de los seres vivos.
    Existen sustancias que consiguen mutar la colocación de las bases formadoras del ADN, produciendo en consecuencia alteración del mismo, lo que conlleva a la aparición de enfermedades en los seres vivos.
    Así mismo existe una enzima capaz de restablezer el ordén lógico de las bases mediante el envío de un electrón que viaja al lugar alterado de la cadena y gracias a la capacidad de duplicación del ADN, normaliza la secuencia de bases corrigiendo la posibilidad de enfermedad.
    La velocidad con la que el electrón llegue al lugar dañado depende de la colocación de las bases formadoras del ADN.

  5. El ADN está compuesto por una cadena de 4 bases G, C, A y T ordenadas sistemáticamente de lo que depende las características de los seres vivos.
    Existen sustancias que consiguen mutar la colocación de las bases formadoras del ADN, produciendo en consecuencia alteración del mismo, lo que conlleva a la aparición de enfermedades en los seres vivos.
    Así mismo existe una enzima capaz de restablezer el ordén lógico de las bases mediante el envío de un electrón que viaja al lugar alterado de la cadena y gracias a la capacidad de duplicación del ADN, normaliza la secuencia de bases corrigiendo la posibilidad de enfermedad.
    La velocidad con la que el electrón llegue al lugar dañado depende de la colocación de las bases formadoras del ADN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *