Malos hábitos consentidos

Conocemos los hechos y los vemos a nuestro alrededor todos los días, los malos hábitos alimenticios entre los adolescentes son bien visibles. A finales del pasado año nos llegaron los datos del estudio realizado por los laboratorios Abbott en seis comunidades autonómicas, referidos hasta la edad de diez años (en los comienzos del problema), las cifras no dejan lugar a dudas: el 47% se alimentan mal, en Andalucía podemos hablar del mismo porcentaje; además un 4% de los mismos en nuestra región tendrán problemas de obesidad.
La noticia nos ha llegado a través de ANDALUCÍA INVESTIGA, allí podemos leer algunas de estas frases:

…el niño malcomedor se caracteriza por ingerir poca cantidad de alimentos, escasa variedad o ambas circunstancias a la vez, y muchos de ellos nunca han probado la verdura, las legumbres o el pescado.
…los trastornos alimentarios «dañan el desarrollo físico e intelectual de los niños, así como su sistema inmunológico, e incluso derivan en otro tipo de trastornos como obesidad, anorexia o bulimia».
…el origen de la deficiente alimentación infantil está en los malos hábitos familiares. «Los padres ceden ante los caprichos de los niños en detrimento de la ausencia de normas en la mesa».
…un 75% de los niños come viendo la televisión y tarda el doble de lo normal y un 40% de las familias tiene que lidiar una batalla diaria y constante en este tema.

En esta presentación hay más datos sobre el estdio y cómo se hizo el mismo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *