Apoptosis: suicidio celular

Una célula introducida en agua hirviendo muere de forma casi instantánea; ahora bien, ¿qué puede ocurrir con ella si la introduces en agua a una temperatura de 42ºC? El estudio del mecanismo que se pone en marcha valió la concesión del premio Nobel de Medicina del año 2002 a tres investigadores. Se trata de la muerte celular programada o apoptosis, en la circunstancia descrita y en otras muchas se pone en marcha este mecanismo que acaba con el “suicidio” celular; se producen una serie de reacciones bioquímicas que acabarán dando lugar a la muerte de la célula de manera controlada; ocurrirá por dos causas fundamentales:

  • Para el desarrollo de estructuras corporales. El número de células en un tejido sano está en equilibrio, las nuevas nacen por mitosis y las viejas mueren por apoptosis en un número adecuado; cada día mueren diez mil millones de células en el cuerpo humano. Su importancia en el desarrollo embrionario es grande, servirá para eliminar las células sobrantes; por ejemplo ¿cómo piensas que se eliminan las membranas interdigitales que tenemos entre los dedos de la mano en una etapa de nuestro desarrollo?
  • Para eliminar células que supongan una amenaza para el organismo. La orden para comenzar el proceso puede provenir de la célula misma, del tejido circundante o de una reacción controlada por el sistema inmunitario.

Las muertes celulares “normales” o necrosis van acompañadas de inflamación; en el caso de la apoptosis las células suelen encogerse y, a veces, fragmentarse. Así, pueden ser reutilizados por macrófagos o por otras células.

Su importancia biológica es enorme en la patogenia de varias enfermedades como el cáncer, malformaciones orgánicas, trastornos metabólicos, etc. Puede servir, por ejemplo, de freno al desarrollo de algunos tipos de tumores. Una apoptosis inhibida o alterada también puede influir en algunas enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico. En el caso contrario, el aumento de este mecanismo programado de muerte celular puede desatar la aparición de enfermedades neurodegenerativas (enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson…) y algunas otras.

En este video puedes ver una animación sobre este mecanismo: